Fajas postparto

Después de dar a luz la mujer se enfrenta a un periodo lleno de cambios, siendo una de las tantas preocupaciones el poder recuperar la silueta esbelta y deshacerse del exceso de peso adquirido durante el proceso de gestación.

Las fajas postparto se convierten en la herramienta más adecuada para lograrlo, ofreciendo una serie de beneficios adicionales, entre los que destacan la mejora de la postura.

Fajas para después del embarazo

Después del embarazo la mujer comienza a tener un nuevo rol que implica rutinas diferentes. Adicional a las nuevas tareas de cuidado para el recién nacido, las hormonas y el reposo médico pueden dificultar la recuperación de la figura previa.

Es entonces cuando el uso de fajas para después del embarazo resulta un tema importante. Estas permiten que la mujer pueda recuperar la figura perdida, acelerar la tonificación de los músculos abdominales, corregir la postura y evitar que se desarrollen molestias cervicales asociadas a la rutina diaria con el bebe en brazos.

Cómo recuperar tu figura con las fajas para después del parto

Muchos profesionales recomiendan en uso de fajas para embarazadas durante los meses de gestación, pero también recomiendan en uso de una faja para después de dar a luz para recuperar tu silueta.

El objetivo principal de las fajas postparto es ayuda a que la mujer recupere la figura que ha perdido con el embarazo y pueda deshacerse del exceso de peso. 

La zona abdominal requiere de tiempo para retomar su estado original, y es por eso que las nuevas mamás necesitan la ayuda de una faja para acelerar el proceso y hacerlo más simple. 

Utilizando todos los días una faja postparto se logra adoptar una postura adecuada, recuperando estabilidad. Además, cuando se utiliza la faja en combinación con una dieta balanceada, baja en grasas y rica en nutrientes, se acelera la recuperación, aumenta la pérdida de grasa localizada y los gorditos que quedan luego del parto.

Opiniones acerca de usar faja después del parto

Tanto las mujeres que han dado a luz por cesárea, como las que han tenido un parto natural, opinan que es recomendable utilizar fajas en su nueva cotidianidad, dado que las ayuda a sentirse más cómodas durante las labores domésticas. 

Algunos especialistas recomiendan el uso de fajas en mujeres que han tenido cesáreas, porque acelera el proceso de cicatrización de las heridas y sirve de apoyo para mantener una postura erguida que favorece la recuperación y restablecimiento de la figura original que disfrutaba antes del embarazo.