Como usar una faja

Como usar una faja

Utilizar una faja reductora no tiene ninguna dificultad, pero si una gran cantidad de beneficios para tu figura, postura y autoestima.

¿Deseas lucir una figura espectacular? Con una faja puede lucir espectacular con cualquier atuendo, utilizar ese vestido ajustado que tanto deseas sin tener que preocuparte por los gordito en la cintura.

En las siguientes líneas te daremos las mejores recomendaciones para que utilices tu faja reductora de manea adecuada y elijas el modelo que más te conviene según las necesidades de tu cuerpo.

¿Qué tipo de faja reductora necesito?

Lo primero que necesitas saber es la ocasión en que la vas a utilizar y como funciona cada tipo y modelo disponible en el mercado.

Una vez que sepas con exactitud el problema que deseas corregir, entonces podrás elegir el modelo más adecuado:

  • Fajas de uso diario. Estas son ideales para utilizar todos los días, ya que resultan cómodas y ligeras, elaboradas con materiales adecuados para usarlas durante el día en las labores domesticas o para ir al trabajo.
  • Fajas deportivas. Son diseñadas para acelerar la pérdida de grasa, peso y medidas, siendo flexibles y resistentes, elaboradas con materiales de efecto térmico para que te acompañen durante las rutinas de ejercicio y mejoren tu postura.
  • Fajas para embarazadas. Estas se utilizan en las diferentes etapas de la maternidad, tanto durante el embarazo como en el periodo de recuperación postparto. Otorgan protección lumbar, estabilidad, mejoran la postura y ayudan a que el peso del bebé sea manejado con mayor comodidad.

Otro punto clave en la selección es la elección de la talla adecuada. La faja debe estar ajustada para conseguir el efecto de compresión esperado, pero no de manera exagerada hasta el punto de impedir la respiración y el desempeño de actividades cotidianas.

Empezar a usar una faja reductora

Una vez que hayas seleccionado la faja más adecuada a tus necesidades, deberás comenzar a utilizarla. Puede que al principio cueste un poco acostumbrarse, pero con el paso del tiempo olvidarás que la tienes puesta.

  • No utilices cremas antes de colocar la faja.
  • Prueba utilizarla solo unos minutos cada día hasta que te acostumbres a ella por completo.

No utilices las fajas mientras duermes, cuando haces la digestión o cuando tienes la menstruación, ya que puede causar molestias e incomodidades innecesarias.

Cómo escoger la talla de faja correcta

Cabe destacar la importancia de pedir la talla correcta de tu faja reductora, para que la puedas llevar lo más cómoda posible y, evitar así, reducción de movilidad o malestar.

A continuación de dejamos una tabla de las tallas disponibles en que puedes comprar tu faja. No obstante, mira en las especificaciones de cada modelo, ya que es posible que hayan pequeños cambios debido a la naturaleza de los productos en que son fabricadas:

Tallas de faja

Elegir un color discreto que se disimule con tu ropa

Uno de los motivos por lo que las fajas colombianas tienen ese gran éxito, es porque pasan desapercibidas bajo tu ropa, moldeando tu figura y evitando que nadie pueda notar que llevas una puesta una faja. Los colores que más se usan son el negro y el beige. No obstante, dependiendo del modelo que quieras usar, hay también más colores disponibles. Te recomendamos que uses una faja de color beige con ropa clara y una de color negro con ropa oscura.

Faja negra y faja beige

Estos son los colores más usados en fajas reductoras